Un código penal que apoya el abuso sexual y el incesto.

Sí, así de crudo como se lee.
Otra interpretación: Hombre, puedes darle pero no la mates. Dale.
¿Aún no estás convencida? Pues también dice: Sal, viola una niña o niño, que sólo pagarás una multa. Ah, y si no es tu hija biológica, olvídate, tienes un free pass como en monopolio.

¿Qué crees que describo, una película de terror? No, ese es el Código Penal que el honorable Congreso Nacional está aprobando hoy, por encima de las protestas de cientos de activistas que se han pasado la mañana apostados (sí, hombres Y mujeres) frente a sus herméticas puertas (y mentes).

Por eso hablaba antes de un código medieval pues nos lleva, mínimo, al siglo XIII, donde la ignorancia y el oscurantismo aún no permitían a la humanidad diferenciar los códigos de convivencia como conocemos hoy.

Me pregunto si los/las congresistas no tienen madres, hermanas, hijas, primas, esposas, pero entonces recuerdo que mantienen en sus filas a uno que VIOLO y SUSTRAJO a una menor, a la viuda de uno que VIOLO a otra menor, y a ambos le aceptaron sus actos y justificaciones en su momento. Vergonzoso.  El que calla, otorga, aprueba y permite. Y nosotros y nosotras, los ciudadanos responsables no podemos permitirlo. Por eso decimos que este CODIGO NO TIENE MADRE.

Otras medidas que pretende aprobar:

  • Eliminación de la sanción de la violencia de género hacia las mujeres
  • Sólo se considera grave la violencia intrafamiliar cuando cause la muerte de la víctima, su incapacidad permanente o por más de 90 días.
  • Reduce las penas de incesto.
  • Reduce la pena de acoso sexual.
  • Disminuye la pena de cárcel por violación a una menor.
  • Sólo se considera feminicidio si la víctima tenía una relación de pareja con el agresor.
  • Penalización del aborto sin considerar casos de violaciones, incesto o riesgo en la vida de la madre.

Hagamos ruido, exijamos, que no pase este código que no tiene madre. Unete al grupo Mujeres Revueltas en Facebook, o sigue en sus cuentas de twitter a sus miembros. Hagamos cartas, demandemos atención, enviemos la información a los grupos internacionales. Este código NO PUEDE SER APROBADO.

Ah!, Y queremos aborto legal, seguro y gratuito YA.

“En vez de aprender a arrepentirse de los pecados, sería mejor aprender a no caer en ellos, ¿no les parece?”

Esta frase le pertenece al personaje principal de la novela El Arte de la Resurrección de Hernán Rivera-Letelier, y entre todas las sabias frases del libro, ésta recuerdo que me impactó. Mucha gente, sobre todo mientras más beata es, ha perfeccionado el arte de darse golpes en el pecho, hacer actos de contrición y pedir perdón.

Sé bien, muy bien, que el espíritu humano es débil, poco confiable y veleidoso por momentos, pero posee de hermanito el raciocinio y la capacidad de análisis. Si sabe que está mal, no lo haga. Si sabe que no es cierto, no lo diga. Si no es suyo, no lo tome. Si no lo ha pagado, no lo use.

Parecería un principio demasiado básico y elemental, pero cada día, al leer la prensa, comprobamos que no es así necesariamente. Al menos, los funcionarios del gobierno no lo han dominado aún. El punto es que nosotros como pueblo no creo que estemos dispuestos a esperar que “re-aprendan”. Yo no sé si las protestas convocadas, que son varias, se efectuarán, si tendrán éxito, si yo las apoyaré, si serán masivas, honestamente no lo sé. Lo que sí sé es que ya es tiempo de salir de esta demencia y empezar a hacer las cosas de otra manera y, finalmente, obtener resultados diferentes.