10 formas de ser un poco más feliz

1) Arregla tu cama. Todos los días al levantarte, o antes de salir, cúbrela con un lindo cobertor o al menos una sábana.
2) Toma 3 minutos para devolver cada cuarto a su estado “normal”.
3) Exhibe tus objetos personales. Saca esos recuerdos de la gaveta, exhíbelos, disfrútalos todos los días.
4) Lleva un diario con “una cosa por la que dar gracias”. A veces es fácil olvidar todos los regalos que recibimos, hasta poder tomarte un jugo de naranjas recién exprimidas es una bendición.
5) Si no te puedes zafar de algo, hazlo! Cero posponer.
6) Antes de levantarte cada mañana, elige un propósito para el día. Puede ser no quejarte, no hacer sonreír a alguien, dar las gracias a todo el mundo. Algo sencillo.
7) Haz pequeños favores a quienes viven contido, sin esperar nada a cambio. Así es, sin esperar siquiera las gracias.
8) Llama a un amigo o familiar cada día. Elige una persona de tu lista, cualquiera.
9) Invierte tu dinero en compras que te harán disfrutar más en casa.
10) Dedica unos minutos a conectarte con algo aparte de ti mismo/a. Todos necesitamos un poco de silencio, del mundo.

 

Inspirado en el post http://www.apartmenttherapy.com/10-things-that-will-make-you-happier-at-home-174151

Anuncios

Entregan Premio Nobel de la Paz a 3 mujeres de cambio.

Hoy nos despertamos con la importante noticia de que el Comité del Premio Nobel decidió reconocer con el galardón a tres mujeres que, desde sus respectivos países, trabajan por el cambio político y social. Son ellas  la presidenta de Liberia, Ellen Johnson-Sirleaf, la también liberiana Leymah Gbowee, responsable de la organización Red de Mujeres por la Paz y la Seguridad en África, y activista yemení Tawakul Kerman. Es éste un inconmesurable reconocimiento a “la lucha no violenta en favor de la seguridad de las mujeres y de sus derechos a participar en los procesos de paz”, en palabras del presidente del Comité, Thorbjoern Jagland.

En este día que se reconoce el trabajo incesante de quienes luchan por la paz, se contribuye  a acabar con la represión que aún padecen las mujeres en muchos países, yo me pregunto, ¿cuándo llegará la paz a las mujeres de mi país? ¿Cuándo cesará la violencia, disfrazada de “pasional”, minimizada por las autoridades, explotada por los medios, eternizada por la vulnerabilidad de las más pobres? ¿Cuándo dejaremos de ver la violencia en la crianza de hombres y mujeres?