Una semana en faldas. Reto personal.

Cuando inició este 2013, sólo me propuse tres metas, muy específicas:

1) Ahorrar una cantidad de dinero X

2) Leer 20 libros en el año

3) Ponerme más vestidos y faldas.

Así de variados mis propósitos. Del 1ero., vamos más o menos tomando en cuenta que el carro se me ha dañado dos veces en lo que va de año, y con el 2do. vamos bien. Pues me vi en abril sin haber hecho nada del #3, a pesar de que -mágicamente- llegaron a mis manos varios vestidos y faldas con los que no contaba. Un día, como siempre pasa en la vida, decidí hacer como el gobierno y poner manos a la obra y me plantee el reto de pasarme una semana sólo usando faldas; cero pantalones, leggins, jeans, nada. Y me arriesgué a hacer público en compromiso, publicándolo en twitter y facebook, así como creando el HT, #1semanaenfalda, para ir documentando el proceso. Quizás es mucha logística para algo tan sencillo -e irrelevante- pero he aprendido que si no me obligo no hago las cosas, y que la tenacidad se cultiva poco a poco, a partir de una semillita que puedas tener. Eso hacemos lo que no tenemos ese gen insistente-que-no-cesa-hasta-obtener-lo-que-quiere. Uf, qué agotador.

1 SEMANA EN FALDA

Pues sí, aquí está la prueba de que sí lo hice. Lo logré, con menos traumas de lo que esperaba, mas bien con cero traumas. Creí que me costaría armar 7 atuendos con faldas o vestidos (en realidad, 10 porque hubo un fin de semana en los que usé 2-3 vestidos). Más me costó tomarme la autofoto cada día, qué estrés con eso. Algún día lo dominaré, cuando reencarne.

De ahora en adelante, usaré más faldas. Lo prometo.

 

Anuncios

Sobre el rechazo a la Reforma Fiscal y el Boicot Fiscal.

Los dominicanos como pueblo tenemos muchos años en la inercia (47 para ser exactos,  apuntan estudiosos), pero pareciera que ya Quisqueya está despertando de ese odioso letargo. Los problemas son muchos y muy graves, postergados e ignorados por TODOS los gobiernos, pero, como le dije a una amiga el otro día, ¿que fue la Reforma el despertador? Pues, bienvenido sea.

Ayer la ciudad vio como sus hijos se unían en armonía, paz y civismo para, a una sola voz, protestar  no sólo contra una reforma fiscal (que no se niega que probablemente sea necesaria) sino contra la impunidad, la corrupción, el robo y la burla. Males que se han acumulado en el corazón de los dominicanos y, como el cáncer, corroen y envenenan. Ya está bueno de ver nuestros dineros desfilar en forma de jeepetones, carteras de marca, y mujeres embicadas de una Moet. Ya ta’ bueno. Lo que exigimos es respuestas, que nos expliquen cómo y por qué llegamos a este deficit, que haya sanciones y sancionados, que haya consecuencias.

En varias ciudades del país el pueblo se manifestó: Santiago, Barahona, San Francisco, y así seguirá. La prensa internacional se hizo eco de estas revueltas.

AHORA BIEN, esto no puede acabar aquí. Así como ante la inminente inclusión del impuesto a las compras por internet de menos de US$200.00, se propuso un boicot a las tiendas que lo propulsaban, los dominicanos debemos aguantarnos el bolsillo, no sólo para reducir las recaudaciones del gobierno sino para proteger nuestras ya maltratadas economías. “Guardar pan para mayo”, dice un viejo refrán. Muchos ya han propuesto diferentes maneras, incluso rueda una convocatoria para un paro al consumo del viernes 16 al domingo 18 de noviembre próximos. Me gusta mucho esta propuesta pues se concentran los esfuerzos y se siente más. Pero sólo tendrá éxito si se sabe hacer, no logramos nada si durante esos tres días nos sacrificamos y el lunes vamos como hordas enardecidas a los supermercados, cual si viniera un huracán.

Para un cambio de hábitos de mayor duración, hoy encontré ésta en el muro de una amiga en FB (¿dónde más?) y me parece muy acertada.

Otra manera de protestar:
Queridos amigos, desde hace años, nuestros gobernantes han saqueado las arcas del estado; dejando gobierno tras gobierno, un deficit acumulativo para que el que venga resuelva. La verdad es que nunca me creí el discurso de nuestra economía blindada; y ya hemos vivido todos y cada uno de nosotros, que lo único blindado que había eran las cajas fuertes y cuentas de los funcionarios.
Definitivamente, el manifestarse en las calles únicamente no funciona, y sólo funcionaría si los grandes empresarios se ven afectados. Haga esto hasta enero y usted verá!
-No coma en la calle. Haga comida en su casa. Nada de McDonald’s, Burger King, restaurantes, nada.
-Trate de hacer compras en mercados pequeños. Nada de Nacional, Sirena, La Cadena, etc. Usted verá que ellos protestarán por ustedes.

-Si quiere un trago, júntese con amigos y traigan alcohol que tengan guardado. Si no, cómprelo en un colmadito. No vaya a tiendas de bebidas grandes. Y absténgase de ir a bares por lo que resta de noviembre y diciembre. En enero del 2013 hablamos!

-Si usted toma el metro, sacrifíquese un poco y coja calor en su carro público. Dele su dinero a otro ciudadano que está igual de indignado que usted en vez de dárselo al gobierno.
-No vaya al cine ni rente películas. Vea películas en el cable o en su computadora. Hay un sinnúmero de páginas que puede ver películas nuevas sin tener que pagar. (**)
-A menos que trabaje en una plaza comercial, ni se acerque a una. No compre ropa ni comida. Es más, vaya con comida de su casa y coma en el área de comida de la plaza. Que los negocios los vean. Ellos protestarán por usted.
Compártalo para que más personas hagan lo mismo y se verá una diferencia! ®
(**) Particularmente no respaldo la sugerencia de ver películas online, tal cual está descrita, pues no apoyo la piratería, pero usted decida. Yo reproduzco el texto de manera íntegra.
Yo personalmente, por una crisis particular, ya he implementado muchas de estas medidas, pero estoy dispuesta a ser más firme y aguantar más el bolsillo. ¿Y tú, estás dispuesto/a a dejar de pasear en los mall, dejar de darte un gustico, sacrificarte?
® (Copiado del muro de Dilia Kury y yo de Alba Flores)