¡Escogido Campeón!

Se me había olvidado escribir este post, no me lo perdono.  Yo que renegué de mi equipo, indignada le escribí a cuanto dirigente escarlata encontré, me negué a poner banderas rojas en mi carro, al final, confieso, el amor por el juego me venció. Seguí cada partido, pocas veces en el estadio, el resto desde la tranquilidad de mi hogar. Mi papá y yo, a veces el gato, sufriendo cada jugada, cada out, maquinando cambios imaginarios  y sufriendo… cuánto sufrir. Hasta un HT encontré que no nos podía describir mejor: #sufrocomoprecious. Gracias a Luigina.

Felicidades equipo.

 Todavía deben estar celebrando Dora e Hipólito, dos de los fanáticos más fieles y entusiastas que he conocido. Superados tal vez sólo por mi hermana que, aunque en USA, seguía cada partido, cada score, como si estuviera en el estadio.

Y para que no aparezca un gracioso a recordarme lo que escribí antes, yo misma lo pongo aquí.

El Principito llega a la pantalla animada

El Principito de Antoine Saint-Exupery es uno de mis libros favoritos de la vida entera; está entre esos elegidos que durante años trasladé conmigo, mudanza tras mudanza, y no fue a parar a las cajas donde durmieron los demás.

En el 1974, el director Stanley Donen realizó una versión cinematográfica en la que Gene Wilder interpretaba al lobo, y fue nominada a dos premios Oscar (mejor canción original y mejor banda sonora), ganando un Golden Globe por Mejor Banda Sonora.

El 2012 nos traerá una ambiciosa versión para TV y cine en animación 3D de este libro. La serie tendrá 52 episodios, en cuya realización han trabajado 450 animadores, durante los últimos 3 años. Tremendo trabajo. La serie se proyecta como una secuela y transcurre en veinticuatro planetas que recorre el Principito, junto a su inseparable amigo el Zorro, en su camino de regreso desde la Tierra a su pequeño asteroide B612, donde le espera la Rosa, protegida bajo una campaña de cristal.

Los herederos de Saint-Exúpery han mantenido siempre un control sobre las adaptaciones de la obra, y esta serie no es la excepción. Más del 80% de los ingresos que recibe la familia, incluidos los de esta serie que ya se ha vendido a más de 50 países, van destinados a  la Fundación Antoine Saint-Exupéry para la Juventud, a exposiciones y a museos.

Ojalá algún canal dominicano tenga la visión de incluir este trabajo en su programación. Le haría un gran bien a la niñez y juventud dominicana, que tanta falta le hace.

El cine dominicano llega lejos, tal vez hasta el Oscar

Desde el sábado que anda rodando la noticia, se comenta acompañada de expresiones de alegría y orgullo. La Academia de Arte y Ciencia Cinematográfica, en Hollywood, aceptó la participación de República Dominicana en el renglón de Pelícual Extranjera para los Premios Oscar del 2011, con la exquisita película de Leticia Tonos, La Hija Natural.

La película, una co-producción de Leticia Tonos e Isla Films, compañía de  las productoras asociadas Frances Lausell y Sonia Fritz,  y cuya dirección estuvo a cargo de  Leticia Tonos, primera mujer dominicana en dirigir un largometraje, quien  además escribió el guión, ha tenido un exitoso periplo en festivales y muestras de cine en AL, recientemente será estrenada en los cines Fine Arts Cafe de Hato Rey a partir del 13 de octubre.

Puede ser que no pase nada, esta aceptación no es una seguridad de que participará entre las 5 películas seleccionadas en el renglón de Mejor Película Extranjera porque haya otras que la superen, pero sí significa que la película tiene la calidad y cumple con los estrictos requisitos que la Academia ha definido.

Recordemos que anteriormente la Academia aceptó la participación de Un Pasaje de Ida y de Perico Ripiao en el renglón de Mejor Película Extranjera de los Oscar.

Lo que también significa esta pre-selección, es que el cine  bien hecho y la gestión correcta como industria van dando pasos, unos pequeñitos, otros agigantados como éste. Felicidades a Leticia y a Giselle Madera, Sonnel Velázquez, Iván Herrera, el Ché Castellanos, Tabaré, a todo el equipo que dejó su alma en La Hija Natural.

Julia Roberts será la reina malvada de Blancanieves

Como algunos ya sabían, se están produciendo dos versiones diferentes del clásico infantil Blancanieves y los 7 enanitos. Una protagonizada por Kristen Stewart, Snow white and the Huntsman, y la segunda, hasta ahora sin título. En esta última, el elenco es prácticamente de primera, con Julia Roberts como la Reina Malvada, Lillie Collins como el personaje central y Nathan Lane como el conspirador aliado de la Reina. Llama mucho la atención el vestuario y diseño de esta producción, sobre todo la personificación de Julia Roberts en su impresionante traje rojo.

Según las notas, esta Blancanieves no será nada como la del cuento, convirtiéndose incluso en una guerrera. Al parecer, la tendencia ahora es desmitificar los personajes de cuentos infantiles, tal como acabamos de ver en la versión de Caperucita Roja, Red Riding Hood. No es que esto nos molesta, siempre es bueno que haya heroínas aguerridas que luchen por sí mismas y se enfrenten a obstáculos e intrigas de sus historias, como mujeres reales (nada que ver con las Lara Croft o Salt de Angelina Jolie), pero tampoco nos agrada mucho ver cómo nuestras protagonistas de la infancia se transforman en bombas sexuales.

Esperemos que estas Blancanieves no le recojan los pantaloncillos a los enanos, se liberen de la cocina y salgan del bosque por elección propia, no porque un príncipe cualquiera se la lleve a esconderla en un palacio.

 

Para los amantes de Modern Family

La comediante Leslie Mann (40 year-old-virgin y el clavo de Knocked Up) aparecerá en un próximo episodio de Modern Family, en el personaje de una mujer que tiene una aventura de… Cam! ¿Cómo así?

Al parecer la actriz está contratada para participar en el octavo episodio de la actual temporada (la 3ra. de esta serie), como una parroquiana de un bar que atrae la atención del personaje interpretado por el simpático Eric Stonestreet. Pero antes de que les dé un ataque a los fans de la serie, la “aventura” será sólo un juego entre ellos, ocasionado por una tonta apuesta entre Cam y su pareja Mitchell, de que el primero sí podía hacerse pasar por un hombre heterosexual y, como decimos nosotros, levantarse una jeva.

 

 

2 and a half men. Nueva temporada con Ashton Kutcher.

Finalmente ya vimos la nueva temporada de Two and a half men, sin Charlie Sheen, y con Ashton Kutcher como nueva pareja cómica de Alan Harper.

Sin entrar en muchos detalles que dañen las expectativas de quienes no pudieron verlo (por ejemplo los usuarios de Claro Tv cuya señal del canal 503 estaba bloqueda, “problemas técnicos” alegaron), me parece un buen augurio del camino que tomará esta serie. Es importante tener en cuenta que el éxito de la misma, hasta ahora, había sido el carisma de Charlie Sheen y la química innegable que tenía con el talentoso Jon Cryer, el eterno sidekick. Así como el excelente trabajo de guionistas que escribían un papel mandado a hacer para siempre chico malo Sheen.

La realidad es que Ashton Kutcher nunca ha sido un gran actor, y como comediante ya tiene bastante gastado su papel de sempiterno adolescente, ingenuo e ignorante de su propia hermosura. Lo que sí es una máquina de producir dinero, popular y lucrativo en, hasta ahora, todas sus intervenciones. Esta serie, u otra cualquiera de igual nivel, era lo que necesitaba para darle un nuevo (?) giro a su carrera. Sólo espero que la serie no sucumba como el Titanic y nos perdamos del adorable estilo cómico de Cryer, el inolvidable Duckie.

No pude ver los cameos, pero hablaron positivamente de ellos. Muy buenos chistes, especialmente los que se hicieron en referencia a la “ausencia” de Charlie, y en dos escenas establecieron la dinámica que, creo, veremos en esta nueva historia.

Claro, ver a Ashton Kutcher sin camisa siempre es, y será, un verdadero plus.

Como no puedo mostrarles el nuevo capítulo, veamos de nuevo el último episodio de Two and A Half Man con Charlie Sheen. Véanla rápido que quiero comentarla.

Con un sólo episodio, no me atrevo a darle puntuación. En Tv es muy importante la consistencia. Ya veremos.