Día de la Patria. Piensa cómo la estás tratando.

… Y no hoy, sino todos los días:

Cuando te “robas” esa calle porque nadie se va a dar cuenta, cuando estás tarde, cuando no “vas a dar una vuelta tan grande si sólo vas ahí mismo”.

Cuando tiras basura a la calle, porque “para eso está el Ayuntamiento, para que limpie”.

Cuando no haces la fila correspondiente ni esperas tu turno de manera ordenada.

Cuando rebasas indiscriminadamente u obstaculizas una calle porque tú tienes que cruzar antes que los demás.

Cuando pagas a un buscón para evitarte un trámite de lo que sea.

Cuando tomas lo que no te pertenece, de la escuela, del trabajo, de una oficina pública.

Todas esas cosas no las hace una persona que diga amar a su patria. No es suficiente con comprar una banderita plástica por RD$45.00 y andar con ella en tu carro por 20 días, tampoco lo es sólo apoyar a Félix Sánchez en sus carreras.

Amar la patria, y trabajar por ella es cumplir las leyes, respetar los derechos de los demás ciudadanos y, lo que nos falta mucho, exigir y hacer respetar los derechos propios. Conocer nuestras leyes, aprendérnoslas, educarnos, trabajar honestamente, exigir, unirnos en una voz, la que sea, elige una y defiéndela, que así defiendes la integridad de eso tan intangible que se llama patria.

Poner la bandera no es suficiente, es saber lo que significa. Saber que los Padres de la Patria no fueron Juan, Pablo y Duarte, no salir a decir que Sánchez no estaba borracho, no vender la cédula por RD$500 o un picapollo, que es lo mismo que venderle el alma al diablo de turno.

Conoce tus derechos, y hazlos valer. Respeta los del otro. Cumple las reglas y sé feliz. Eso será amar la patria de verdad.

Anuncios

No leeré más periódicos ni veré noticieros.

Eso digo cada vez que me topo con una barbaridad más de esta peculiar media isla. La de hoy, día del NATALICIO del pobre Duarte, luego de cantar 2 estrofas del himno que lo enaltece y poner la bandera en el frente de la casa, cometo el error de encender el televisor justo cuando Huchi Lora y Patricia Solano están, atónitos, comentando el anuncio de prensa con el que el Senado de la República “conmemora el aniversario del fallecimiento del Prócer”.

Así como lo leen. La experiencia me dice que pueden haber pasado dos cosas:

1) Le dijeron al diseñador “escribe algo para el Día de Duarte y nosotros lo corregimos”, o

2) Le encargaron el texto a alguien dentro del Senado, tal vez no la persona que siempre lo hace, que tal vez no haya aprobado el 5to curso de primaria (por no decir 3ro que es el nivel en que mi hija está y ya ella lo sabe).

Pudiera especular decenas de posibles razones, pero sería un ejercicio estéril. Lo que sí es evidente es la falta de rigor y de cuidado, porque (y todo el que ha trabajado con publicaciones y publicidad lo sabe bien) si usted va a gastarse cientos de miles de pesos (CIENTOS) en una publicación, lo menos que puede hacer es asegurarse de que todo lo que dice está correcto. Lo más triste es que probablemente es que la cuaba le caiga al infeliz que lo hizo, y no a las 5-10-ó más personas que lo revisaron.

Es ésta una muestra del estado general de nuestra educación, o sólo un desafortunado error? Juzgue usted, yo no digo nada más.