Los colegios y sus pagaré

a Pagare

Uno de los dolores de cabeza más potentes para los padres hoy día, es la educación de los hijos. Indudablemente. Y dentro de ese renglón tan amplio, el colegio y su correspondiente colegiatura, se llevan la mayor parte. A raíz de que saliera en las noticias recientes que un colegio privado había obligado a los padres (“morosos” aclararon después) a firmar un pagaré para permitir a sus hijos permanecer asistiendo al centro educativo, recordé lo que he visto y escuchado en algunos de los colegios que he visitado.

A su tierna edad, mi hija ya ha estado en varios colegios  (este agosto inicia en el 4to.) y en cada cambio he realizado una búsqueda intensa y exhaustiva, que ha involucrado visitas, entrevistas, llamadas que no condujeron a nada, etc. Y más de una vez debí recoger mi quijada que cayó al piso, intempestivamente, ante el asombro provocado por la cifra que esa amable secretaria o directora me informó. Y, por supuesto, ¿cómo olvidar el colegio que ante mi pregunta si no tenían planes de pagos mensuales -como la gente normal creía aún yo ilusamente- me refirió a una entidad bancaria, con la cual tenían un acuerdo para esos padres que “no pueden pagar la colegiatura anual”.

Entonces, si hay colegios que para recibir el pago mes tras mes te mandan a un banco para que pidas un préstamo, y que sean ellos los que corran el riesgo o cojan la pela de cobrar, un pagaré no es nada. Y no es que esté de acuerdo conceptualmente con el pagaré en sí; a mí nunca me lo han pedido y, honestamente, no sé qué haría si este colegio que acabo de elegir de repente me sale con eso. Probablemente ponderaría el estrés de buscar uno nuevo, el progreso que la niña tenga en él y seguro lo firmaría. Porque yo sé que voy a pagar, por tanto no me preocuparía; yo dejaría de hacer cualquier otra cosa antes que no pagar el colegio, pero también sé que hay padres que no piensan así. Todos conocemos familias donde no faltan los viajes, las compras, los lujos, pero deben 8 meses del colegio de los niños. Gente que inscribe los muchachos en colegios que están por encima de sus posibilidades y después se pasan el año, de lío en lío. Y gente que tiene los hijos en colegios cuya cuota puede pagar con el menudo de un fin de semana, y aún así se atrasa 4-5-6 meses. Hay de todo como en botica, pero las reglas deben ser únicas.

Ahora, ¿qué implica realmente un pagaré? Es un compromiso de pago, que autoriza al negocio a cobrarse esos cuartos como sea. La definición de wikipedia es: un documento que contiene la promesa incondicional de una persona (denominada suscriptora), de que pagará a una segunda persona (llamada beneficiaria o tenedora), una suma determinada de dinero en un determinado plazo de tiempo. Su nombre surge de la frase con que empieza la declaración de obligaciones: “debo y pagaré”. La diferencia entre la letra y el pagaré es que el pagaré es emitido por el mismo que contrae el préstamo.

Pero el niño no es una nevera, el colegio no se lo puede llevar. Entonces, si la ley de Educación dice que ningún estudiante puede ser privado de la enseñanza por ninguna razón, ¿qué va a hacer el colegio? Oh, mandarte un alguacil a tu casa. Qué bochorno. A eso es que los padres se exponen y temen.

¿Es correcto, no lo es? Yo no lo sé. Lo único que sé es que es penoso que hayamos llegado a estos niveles de irresponsabilidad, de carestía, de insostenibilidad tanto en el hogar como en los negocios (que eso son los colegios, no son ONG).

Aquí está la noticia original –> http://www.eldia.com.do/nacionales/2013/7/17/119590/Colegios-justifican-pagare-notarial

® La foto es de la web http://todoproductosfinancieros.com/

Anuncios