La lista de sitios a los que dejé de ir

Una lista a la que había agregado zonas apaches, establecimientos comerciales,  negocios, etc. Pues muy a mi pesar esa lista se acaba de agrandar, e incluye un familiar en Los Jardines. ¿Por qué? Pues porque van dos veces que intentan atracarme en la misma puerta de la casa; en ambas ocasiones, por obra y gracia de un angel de la guarda, salí librada e ilesa. Pero yo, madre de una menor de 9 años y mujer que quiere permanecer viva, no puedo permitir que haya una tercera vez.

Decía el otro día que un trayecto de 15-20 minuts ahora agota más que un viaje ida y vuelta a Barahona, por el simple hecho de que vamos mirando a todos lados, pendientes de todos los espejos del vehículo, tensa cuando nos detenemos en los semáforos, acechando desde que escuchamos el sonido de una motocicleta, sin importar lo lejos que esté. Así salimos a la calle, cuantas veces debamos hacerlo al día. Y esa tensión permanente agota y desgasta. Y molesta. Enerva. Te sientes desalojada de tu propia piel, de tu seguridad.

Será que no hay calles por donde transitar, nada es seguro. Ya no se puede andar de noche, ¿ahora de día tampoco? ¿Aquí no se puede vivir? yo me resisto a sentir así.  La policía nacional, representadas en sus esposas almidonadas y embutidas en lino, regala canastillas y útiles deportivos, mientras los agentes apostados en la calle no tienen fuerzas para caerle atrás a un ladrón, porque ni se han desayunado. Yo, personalmente, no apoyo eso de “a los ladrones a que matarlos” pero si es él o yo, que sea el, y no me gusta pensar así.  No acepto que este país me haga pensar y sentir así, esa no es la persona que quiero ser, pero quiero estar viva. Ahora vemos patrullas mixtas de policías y militares en las principales intersecciones de la ciudad. Estoy consciente de que no es una medida permanente, de todos los peros que tiene a nivel de imagen pública, sobre todo hacia la inversión extranjera y el turismo, todo eso, pero a la vez, al menos yo, me siento ligeramente más segura transitando por mis calles habituales. Hasta en la calle de mi casa han puesto militares. ¿Cuánto nos durará el espejismo? quién sabe.

showimage  images-3

(*) Escribiendo esto, y limpiando el blog encontré un borrador de noviembre del 2012 que trata este mismo tema. Para aquellos que esta inseguridad como una “ola de delincuencia”, como si fuera algo pasajero y casi inexplicable.

Noticia 1: http://www.elcaribe.com.do/2012/11/26/ldquo-hija-pregunta-solo-por-vistardquo

Noticia 2: Mujer se detuvo en 27 Febrero con Nuñez. Hombre intenta abrir a la fuerza carro para asaltarla, a plena luz del día. Susto e Intento fallido

Noticia 3: Delincuentes en motores están robando a los conductores, en especial a mujeres, en Naco y Piantini. Son agresivos. Policía debe actuar.

Anuncios

2 comentarios en “La lista de sitios a los que dejé de ir

  1. Pero esta casa esta muy bien ordenada!….Asi es Gitti, un dia de estos tendremos que hacer nuestra propia habitacion del panico en nuestras casas…

  2. (Jajaja gracias por el piropo a mi casita). Yo no quisiera llegar ahí, de verdad que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s