Las piscinas del Ayuntamiento DN

Yo hubiera establecido una ruta de autobuses Omsa gratis ida y vuelta a Boca Chica, Guayacanes, Palenque, Nizao, cualquiera de las playas cercanas de la ciudad. Abrir las piscinas del Olímpico para que el público general pudiera usarlas. Esa es una de las ideas que se me ocurren para utilizar los RD$5,000,000.00 que se gastaron en esas piscinas plásticas y el montaje de la playa artificial frente a Guibia que acaba de instalar el Ayuntamiento del Distrito Nacional. Vaya, pudieron haber utilizado ese dinero para iniciar o continuar el saneamiento de la playa frente a la que está (o de Manresa), pero honestamente, no tengo la menor idea de la factibilidad de ello y menos del presupuesto que se necesitaría, por tanto no puedo profundizar en esa comparación.

Lo cierto es que con cada iniciativa de esta Alcaldía pareciera que la improvisación es la que manda en ella. Se invirtió un dineral en acondicionar una playa que no es apta para el baño pero no se inició ningún programa para corregir esto. Incluso lo desmintieron todo el tiempo hasta que expertos de diversas áreas los conminaron a aceptar que ahí no se puede bañar nadie. Entonces parecería que fue un proyecto concebido y desarrollado a la ligera, con el mero afán del protagonismo y de, como ya es costumbre, concentrarse en lo estético y no en lo necesario o funcional.

Sí es cierto que Guibia es un espacio recreativo altamente apreciado y necesario para los sectores aledaños y que muchas gente lo usa para ejercitarse. Eso se aplaude, pero se siente como un resultado inesperado. Y no es pesimismo recalcitrante ni ganas irracionales de criticar cuando decimos el hecho de que en otras ciudades del mundo esta práctica sea común no justifica que nosotros, con nuestras carencias sanitarias, operativas y culturales, podamos imitarlas. En una ciudad donde hay barrios a los que no llega agua potable, donde no hay acueductos, desviar el preciado líquido para una playa pública es un insulto. Y quitársela a las estaciones de bomberos es una afrenta imperdonable. Lo que sí es cierto es que ha sido fuente de chistes y burlas desde el miércoles a primera hora, que fue cuando iniciaron a instalar las piscinas. No faltaron los detractores habituales y los defensores a carta cabal.

Como todo en la vida, tiene sus puntos positivos y negativos: la idea es que cientos de personas que no pueden salir de ciudad y/o trasladarse a un balneario, puedan disfrutar del asueto de Semana Santa y darse un buen baño gratis. Eso es lo positivo, muy loable, pero ¿será realmente así? ¿Podrán disfrutar sin consecuencias para su seguridad, salud e integridad? ¿Se han tomado todas las medidas de salubridad necesarias? Yo no he visto comunicado oficial tranquilizando a la población sobre estos puntos.

Honestamente, esperaba que se llenaran, que la gente disfrutara sin enfermedades, líos, atracos, riñas y demás. Lo que sí es seguro es que ya sabemos cuál será la foto de portada de todos los diarios el próximo lunes. Excelente estrategia de auto-promoción sr. Alcalde, le ganó a todas las agencias de medios y relaciones públicas.

Vean la nota del Diario Libre hoy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s