Librero restaurado.

Bueno, logró Pinterest lo que no nadie: que yo reparara un mueble. Les había hablado de mis libros que, contra mis deseos, estaban almacenados en otro lugar, y lo mucho que ansiaba poder tenerlos cerca. Pues mi reciente obsesión con esta red social y esecíficamente con proyectos de manualidades y hágalo-usted-misma me motivaron a levantarme un sábado a ponerme manos a la obra.

Lo que quería en principio era pintar el mueble de blanco, pero al estar hecho de esa madera prensada, y muy detriorado, requería un trabajo de pintura con pistola que ahora mismo está fuera de mis capacidades. Pues decidí hacer lo más cercano a la pintura: forrar con papel. Tuve que cortar el nivel inferior pues el agua lo había dañado por completo, y ajustar una base de metal que encontré en mi casa (no me pregunten de qué era). Cubrí cada estantería con papel autoadhesivo y luego decoré con apliqués de pared y cinta de tela. Gracias a los dioses por la pistola de silicón.

El cambio final lo hacen, por supuesto, todos los libros en su lugar y uno que otro adorno, sobre todo las flores. Aparecieron joyitas como mis ejemplares de Cuartel Babilonia (Homero Pumarol, 2000) autografiado y el Relatos (Julio Cortázar 1970)  que descaradamente me robé y así le anuncié a su ex-dueña en ese momento.

*Ese espacio que está vacío debajo ya lo ocupa una canasta con los sharpie y las reglas.

Para ser mi primer intento quedó bastante decente.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s