¡Escogido Campeón!

Se me había olvidado escribir este post, no me lo perdono.  Yo que renegué de mi equipo, indignada le escribí a cuanto dirigente escarlata encontré, me negué a poner banderas rojas en mi carro, al final, confieso, el amor por el juego me venció. Seguí cada partido, pocas veces en el estadio, el resto desde la tranquilidad de mi hogar. Mi papá y yo, a veces el gato, sufriendo cada jugada, cada out, maquinando cambios imaginarios  y sufriendo… cuánto sufrir. Hasta un HT encontré que no nos podía describir mejor: #sufrocomoprecious. Gracias a Luigina.

Felicidades equipo.

 Todavía deben estar celebrando Dora e Hipólito, dos de los fanáticos más fieles y entusiastas que he conocido. Superados tal vez sólo por mi hermana que, aunque en USA, seguía cada partido, cada score, como si estuviera en el estadio.

Y para que no aparezca un gracioso a recordarme lo que escribí antes, yo misma lo pongo aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s