La niña para tapar las fallas.

O como se le conoce recientemente: la bebé #7,000Millones de este planeta. Que lógicamente tenía que nacer aquí, ¿o no? Me surge una duda, si esa cuenta la estaban haciendo solamente 110 países, ¿quién dice que ese bebé no nació antes, en otro país que tal vez no estaba participando en la “competencia”? Por ejemplo, en esta nota.

Pero volvamos al tema. Desde que se dio a conocer la noticia tengo una idea en la cabeza y el corazón que me mortifica. Es bien sabido el problema de los embarazos en adolescentes y la poca, o nula, acción que se ve implementada desde el Estado. De éste menos, pero de todos en general. Las estadísticas están ahí, la OMS, la ONU, Unicef, Plan, todas las organizaciones que trabajan con la niñez lo denuncian, miden y proponen soluciones a mediano y largo plazo. Decir que es un tema complejo, es quedarse a medias. Múltiples son los factores que propician esta epidemia, que más que un tema social es un problema de salud: ignorancia, desprotección, vulnerabilidad de niñas y adolescentes, pérdida de valores, factores económicos, muchos. Lo que sí es cierto es que es imposible ignorarlo y continuar sin implementar medidas responsables y a largo plazo.

Como creyente, me pesa reconocer que el factor que definitivamente no debe estar en esas soluciones es la Iglesia, de cualquier denominación en realidad, pero específicamente la católica pues es la institución que con más éxito ha impedido una correcta y efectiva educación sexual de nuestros NNA.

Hoy tenemos una adolescente de 16 años que no tiene cédula, apenas tiene un 5to de primaria cursado, vive a expensas de unos bisabuelos empobrecidos y que verán su situación volverse más precaria aún, y no es otra cosa que el símbolo de las más de 100,ooo que atraviesan la misma situación en RD actualmente. Y la irresponsabilidad estatal es tal que la “premia” regalándole una casa (o prometiéndole) y cosas materiales que no la ayudarán más allá del día a día. Le harían un mejor servicio obligando a su madre a ocuparse de ella, apresando al padre de la criatura (que dicho sea de paso es un adulto) e imponerle una manutención, y, en esto sí estoy de acuerdo, ayudarla a volver a la escuela. Serviría de ejemplo y de ayuda a largo plazo. Es mi opinión.

Un bebé siempre es una bendición, si no pregúntenle a aquellas mujeres que no pueden concebir. Pero no hay derecho a perpetuar la pobreza e imponérsela a una criatura inocente, a otra si contamos la madre. No es correcto aplaudir la irresponsabilidad y a la vez, penalizar y enjuiciar a la madre. En esta problemática, las culpas están repartidas.

Aquí una de las noticias. http://www.elcaribe.com.do/2011/11/03/madre-nina-7000-millones-recibira-vivienda-empleo-consejeria

La foto es del bebé filipino, y pertenece al portal animalpolitico.com

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s