Consejos de una “fuerza viva”.

Señor Presidente (*), como parece que usted no sabe lo que es apretarse los pantalones ante la inminencia de una crisis, como saben hacer todas las amas de casa, padres de familia, empresarios, comerciantes y gente común (de ese vulgo que a usted no le gusta), quiero compartir con usted unos consejos simples y de fácil aplicación:
– Elimine los viáticos y asignaciones de sus funcionarios, incluso de los Secretarios. El Estado, sobre todo un Estado en crisis, no tiene por qué financiar los relojes suizos, las cenas ni los caprichos para complacer a las queridas, así como tampoco la compra del super de la casa.
– Reduzca al mínimo el pago de combustibles. Cada funcionario jeepeta tendrá una asignación estrictamente calculada en base al ejercicio de sus funciones. Cada centavo adicional deberá salir de su elegante bolsillo (de seguro confeccionado a la medida en La Coruña).
– Cero viajes innecesarios. A menos que vaya a traer consigo diez contratos de producción, o solucionar una crisis diplomática, nadie viaja.
– Por lo mismo, cero comitivas multitudinarias. Debe ir la gente indispensable, única y exclusivamente. La indispensable.
– Cero lujos, subsidios, derroche. Lamentándolo por la maquillista de la doña.
– Invierta más en salud y alimentos. La gente sana, que come bien, demanda menos servicios públicos.
– Invierta más en producción. En zonas francas, en el campo, en las PYMES.
– Vete los operativos “bulteros”, como el de Navidad Segura. Los millones que se gastarán en empleomanía, combustible, comunicación, insumos, sobornos y boroneos, ahórreselos e invierta una parte en abastecer los hospitales que ya existen.
– Córtele el crédito al alcalde de oro, para que deje de gastar en banalidades. Cancele –si puede- a la síndico de Higuey que compró, COMPRO, palmeras de plástico.
Si las grandes empresas están recortando sus gastos (incluso restringiendo los viáticos y pagos de hotel a sus ejecutivos), cómo es posible que un país tercermundista, con graves debilidades de producción gaste millones y millones viajando 30 p…. a Dubai (de donde no trajeron nada BTW)? Cómo es posible?

Si estas ideas no le parecen lo suficientemente “fuertes” o “vivas”, espere un poco, de seguro le lloverán mas.

(*) notese que esta vez, para no comprometer la sinceridad de mis consejos no use el termino correcto: Faraonel.

Anuncios

2 comentarios en “Consejos de una “fuerza viva”.

  1. llega el momento donde nos quedamos atonitos, donde antes corriamos a ver que diria el presidente sin embargo escucho declaraciones que dicen que nuestra economia es floreciente, sera que nos estan lavando la cabeza desde ya para que no nos molestemos en pensar que desde faraonel hasta los que no tienen na deben ahorrar lo que se tiene hoy “por suerte” y manana no…!!Si Duarte supiera!….

  2. Empezando por el hecho que “fuerzas vivas” es un término baladí y superfluo (o sea, no dice nada ni significa nada), me parece que el discurso de anoche fue un “informe técnico de lo mismo”.Muy buenas tus suferencias. Aunque para el famoso encuentro de las “fuerzas vivas” me parece que girará en torno a lo que don Agri y don Núñez (el de comunicación del Palacio) entiendas por fuerza y por vivas…o sea, lo mismito de siempre.Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s