A propósito de una mano…

Somos un país país impune

No es sorpresa ni extraño que sea éste un país en el que la impunidad sea el pan nuestro de cada día. Desde la infancia, el dominicano es adoctrinado para vivir de espaldas al orden y las reglas. Cuando nace un niño, su inocencia y libertad pura le empujan a vivir sin ataduras ni represiones, pero la pedagogía contemporánea ha demostrado que la enseñanza del orden y las reglas aportan el equilibrio necesario para su correcta inserción en la sociedad. Ahora bien, junto con los juegos y los nombres de tíos y tías a nuestros niños se les enseña a “obviar” ciertas reglas y obligaciones.

Imagínense esto: un jardín de infantes (nursery, como se dice ahora), el niño está jugando con unos bloques, unas casitas, pero hay otra niña que tiene unos carritos de colores; nuestro niño se antoja de esos carritos y comienza a llorar. Si uno de sus padres está cerca, lo más problable es que lo incite a que los tome cuando la niña se descuide “total, ella no se va a dar cuenta”….!

¿Y cuando llegan a la escuela? Descubren la maravilla que son los “chivos”. ¿Cuántos padres no lo saben y están conscientes de esta falta de sus hijos? pero muchas veces cierran los ojos ante esto y si la escuela no se da cuenta lo dejan pasar. Pero no tenemos que irnos muy lejos, ¿cuántas veces uno mismo no se “ha robado” una esquina porque ahora esa calle es de una vía y no queremos “dar la vuelta”? … No significa este análisis que estas infracciones de vida puedan compararse con el hurto al estado ni a la empresa privada, el flagrante delito de lesa pública, pero si analizamos con cuidado, la impunidad es ya una característica de nuestra nación. Está en nosotros desde niños, esa sensación permanente e implícita de que “si nadie se da cuenta, no hay problema”… Es parte intrínseca de la expresión “el dominicano es un tíguere: se la busca como sea”.

Este artículo lo escribí (y publicó) en abril del 2002, y ya en ese momento esta carroña que es la corrupción se evidenciaba en el ADN de este país.

Hoy tenemos algunas, ciertas, voces que parecen haberse dado cuenta que no es gritar a los cuatro vientos que “los políticos son corruptos”… porque estos no son extraterrestres, nacieron y crecieron igual que el resto que no se dedica a las labores políticas. Es un mal que hay que erradicar desde abajo, desde adentro, desde la cuna y el corral. No sé si esta “manita” logrará llevar un haz de luz a las conciencias impunes e indolentes, pero quiero creer que sí. El movimiento llamado “la lucha contra la corrupción” propone una serie de actividades y tácticas a fin , entiendo yo, de llevar este mensaje cada vez más profundo y concientizar que la solución está en las manitas de todos . Lo que le critico a esta campaña es que el enfoque no está muy claro en qué corrupción queremos atacar: la que se da en las estancias de poder (contra la que no podemos hacer nada y aunque pudiéramos, éste no es el medio). Es cierto que los seis mil millones gastados en macuteo pudieran haber construido no sé cuántos hospitales, pero ese macuteo es culpa del ciudadano mas no así la falta de hospitales ni su desprovisión de lo más básico. ¿Entonces?

Me gusta que es un espacio de lucha y de denuncias, así como de reflexión y ofrecer soluciones; ojalá los dominicanos entendamos que la corrupción no sólo está allá en el Palacio, en el ayuntamiento, en la secretaría de turismo o de salud, sino también en nuestras casa, en ese acta de nacimiento que necesitamos y lo dejamos para el último día y entonces le pagamos a un buscón para que lo haga (mea culpa).

La próxima vez que pienses en robarte esa esquina, no lo hagas; la próxima vez que consiseres “meterte en la fila” piensa que quizás le estés quitando el turno a alguien que tiene un hijo enfermo y tiene que irse, pero hagámoslo en casa también: si no queremos hablar con alguien digámoslo, no mandes a tu hijo de 8 años a decir una mentira.

Vamos a ponernos en los pies del otro a ver si en base a empatía logramos avanzar.

Anuncios

5 comentarios en “A propósito de una mano…

  1. Hay que no se puede negar, la corrupción no arropa a todos ya que tenemos muchas costumbres corruptas como la de evitar las filas si se puede. Y si una persona con costumbres corruptas se convierte en funcionario del estado….

  2. En el 2002, en el 2007 y dios no quiera que más tiempo siga pasando, pero lamentablemente la corrupción está en todo. Nos ha hecho mucho mal, fuera de que sea macuteo o hacer las cosas “por detrás”, pero nos ha hecho mucho mal como nación, como identidad.

  3. Esa calle donde tu trabajas, tiene una esquina que todo el mundo se roba…antes de llegar a la Churchill..increible..pero, nada..oye esto:ayer fui a comprar la revista..cuando ya estaba en la fila el tipo me pide copia de matricula, impuesto y seguro..charannn..mi seguro estaba vencido…me fui por donde mismo llegue…le hice el cuento a un amigo y me dijo que porque no le di para “las frias”…hoy voy a renovar mi seguro, y luego sacare la revista…eso es lo que hare

  4. Mija.. mi humilde opinión es que aquí no se respeta la ley en ningún sentido… ni la del tránsito ni las leyes de Dios.Se roba, se mata, se fornica… TODO!Lo triste de vivir cada uno con las reglas propias es que terminamos haciendo las cosas como nos parecen y por eso todo se vuelve un desorden… porque siempre habrá un pendejo que se robe la esquina, siempre habrá otro que se vaya en rojo y siempre habrá otro que se adelante en la fila…El tema es que esos pendejos no aprenden ni aprenderán… El tema es que a nosotros nos da rabia tener que respetar cuando nadie nos respeta a nosotros…El tema es que ni las mismas autoridades respetan (ni policías ni militares ni nadie) las luces rojas, paran el tránsito para pasar ellos… porque ellos son más importantes que nadie… y tal como dices tú… qué pasa si vas con un enfermo o alguien grave y te paran teniendo aún la luz verde para que pase el jefe de la policía por ejemplo???Si las autoridades no respetan entonces a NADIE le darán ganas nunca de respetar!!!(disculpa lo largo del comment pero me emocioné)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s