Resoluciones de año nuevo

Cada año que inicia, la mayoría de la gente –al menos de este lado del hemisferio pues mis experiencias con los del otro lado no son muy vastas- prepara su lista de resoluciones o planes. Algunos son realmente irreales, tomando en cuenta sus circunstancias particulares, otros, con gran pesar, son realmente penosos pues la persona desperdicia la oportunidad planificando cambios meramente superficiales. ¿Cómo vas a llenar una hoja con temas como “pintar el cuarto”, “dejarme crecer el pelo”, “ir más a la playa”, etc.? Otros, se proponen cosas como: “convertirme en actriz”, “ganarme la lotto”, “dejar de ser pobre”, “conseguir marido o esposa”… En cualesquiera de los casos, no es de extrañar que al final de se mismo año, quizás mientras nos atragantamos doce uvas, llegue el descontento y la decepción por no haber podido realizar aquellas metas.

En mi caso particular, las dichosas resoluciones son objetivos que me propongo a mí misma, cuya consecución o realización conlleva tiempo y, sobre todo, arduo trabajo de reconstrucción interna. En lugar de planificar paseos, uno de mis propósitos es dejar de posponer las cosas; sé que es una gran falla de mi carácter, que requerirá de gran disciplina pero que redundará en muchos mayores beneficios que no se limitan a ahorro de tiempo, sino a beneficios más trascendentales.
Espero poder acometer mis tareas a la primera, sin darles largas y, con suerte, ahorrarme tiempo, dinero, estrés innecesario, y, sobre todo, al final convertirme en esa persona decidida, llena de vitalidad que sé que llevo dentro. Ese es el objetivo final pero no puedo llegar ahí sin modificar lo que, en mi conducta, es una traba. Esa es sólo una pero todas mis resoluciones involucran cambios en mí, de más de una faceta, que deberán proveer mejoras considerables a mi vida, la de mi hija, a mi entorno en general.

Aprovechemos el momento (la temporada como decimos los publicistas) de las resoluciones para analizar qué en nuestra vida requiere cambios, actualizaciones, variaciones o crecimiento, porque al fin y al cabo, proponerse cosas externas sobre las cuales no tenemos influencia alguna, es un total desperdicio de esa lista.

Anuncios

4 comentarios en “Resoluciones de año nuevo

  1. Being Less Judgmental!Eso es lo que quiero lograr en el 2007, con eso creo que puedo conquistar al mundo!Tu resolución me gusta! Suerte!

  2. Muy buen proposito… yo siempre termino realizando una cosa muy diferente a lo que me propongo (dijate que en un año me prepuse terminar la universidad… y la logre terminar, pero casado y con un bebe en espera, jejejeje)

  3. Yo tengo como 15 días aproximadamente tratando de poner por escrito mis resoluciones, metas y planes del 2007. Creo que es tiempo de que lo haga, no crees?

  4. Wow Gitti, has dado en el clavo. A mi me pasa lo mismo de postergar las cosas…entre unas cuantas mas 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s